Pilar Anastasio, directora de Arquitectura de Quark

Hoy conocemos a Pilar Anastasio, directora de Arquitectura de Quark. Descubre toda su trayectoria, su día a día y lo que está por venir.

Pilar Anastasio comenzó su carrera profesional cursando prácticas en el departamento de planificación de Sener y acabó siendo la directora de Arquitectura de Quark. Descubre más a continuación sobre su trayectoria, los proyectos en los que ha trabajado y qué podemos esperar del futuro del mercado de los centros de datos. 

¿Qué te inspiró a seguir una carrera en Arquitectura? 

Soy arquitecta y siempre quise serlo. Desde muy pequeña, estaba dibujando casi en cualquier superficie que se dejara, incluso por las paredes de casa. 

Cuando fui creciendo, en ningún momento se me ocurrió poder elegir otra profesión. Tenía claro que yo era de ciencias: todavía recuerdo con espanto las clases de latín, pero las matemáticas y la física solas no eran suficiente. 

La arquitectura es el equilibrio entre el arte y la ciencia, bebe de todas las disciplinas del desarrollo humano, las mete en una batidora y hace que funcionen juntas. Arte, ciencia y tecnología. Es lo más divertido que se puede hacer. Disfruto con los retos que eso plantea e instintivamente, como todos los arquitectos, siempre acabo intentando explicar las cosas dibujando. 

¿Cómo accediste a Quark? 

El destino me trajo a Quark.  Al terminar la carrera, a la arquitectura, como se la suele entender, me parecía que le faltaba algo. Pensabaque la arquitectura no es solo hacer dibujos bonitos e hice un máster en Project Management; trabajé en estudios pequeños y acabé haciendo las prácticas en Sener, en el departamento de planificación.  

Gracias a esto, empecé a trabajar para Rafael de la Hoz durante muchos años y esto me abrió la mirada a un mundo más amplio, donde los costes, plazos y gestión de equipos cada vez tenían más peso. La coordinación de las diferentes disciplinas que participan en un edificio cada vez tenía más sentido. Después, estuve en una empresa internacional y esto me hizo entender que hay otro mundo más allá de los pirineos.  

En este punto, ya estaba preparada para dar otro salto cualitativo y llegó Quark. Un proyecto y mercado nuevo (los centros de datos: unosedificios tan peculiares, con tantas instalaciones y manías varias), con nuevos desafíos y el mejor ambiente del mercado, gracias a mis jefes. Imposible no entrar en Quark.  

¿A qué área de negocio perteneces y a qué te dedicas? ¿Cómo es tu día a día?   

Soy la directora del departamento de Arquitectura. Con el paso de los años, en Quark y al crecer la empresa, pasamos de una estructura muy horizontal a tener que desarrollar una más compleja. Las personas que llevábamos trabajando en la firma más tiempo fuimos tomando nuevas responsabilidades.  

Mi día a día implica mucha colaboración y trabajo en equipo, ya sea en reuniones, atendiendo solicitudes de compañeros, o intercambiando mails y llamadas. Esto es importante para no perder el contacto diario con el equipo, mantener una visión de conjunto de cómo marcha cada proyecto y resolviendo dudas o ayudando con mi experiencia al resto del equipo.  

No he abandonado del todo la parte de diseño y me gusta arrancar los proyectos decidiendo, junto con mis compañeros eléctricos y mecánicos, las bases de arranque de los nuevos trabajos. Evidentemente, una de estas bases es el diseño arquitectónico, ya que, aunque nos especialicemos en data centers, los clientes solicitan que sus edificios cada vez sean más representativos y con unos estándares de calidad similares a los más elevados de las zonas  vivideras.  

¿Cuál ha sido tu progresión desde que entraste en Quark? ¿Cuáles son los proyectos más destacados en los que actualmente estás trabajando?  

Al entrar en Quark, la compañía tenía un equipo pequeño y con mi experiencia anterior, junto con mis compañeros, tenía la capacidad de desarrollar los proyectos de arquitectura y coordinar la estructura de los edificios. Redactando y revisando los planos, memorias, pliegos de condiciones y todos los documentos necesarios para proyectos de licencia o ejecución. También llevaba la parte de gestión de licencias con ayuntamientos.  

Al ir creciendo Quark e incorporarse más arquitectos, más junior, las tareas se fueron repartiendo, y mi rol pasó a enfocarse más a la gestión y la revisión del trabajo de mis compañeros que a la ejecución, aunque nunca he abandonado esta última faceta.  

Los proyectos más interesantes creo que son aquellos que nos desafían a hacer cosas nuevas. 

Aquellos que implican trabajar en nuevos países y los que nos empujan a investigar cómo van a cambiar los data center cuando estén dedicados a alojar los servidores de la IA, de muy alta densidad, por ejemplo 

¿Cómo crees que los proyectos en los que trabajas influyen en el mundo o sociedad actual / futura?  

Para bien, en mi opinión, los data center son infraestructuras imprescindibles en una economía digital y una sociedad fuertemente tecnificada. Nuestro día a día y estilo de vida serían imposibles sin ellos.  Existe un debate sobre el rol de los centros de datos y sus necesidades energéticas: la demanda de estas infraestructuras está significando una mayor atención del público general, que aún no está familiarizado con todas las particularidades de un sector tan complejo y rico en matices. Y esto es bueno: data centers son pioneros en buscar fuentes energéticas alternativas, sellos de calidad medioambiental con leed o Breeam, intentar ser “neutral carbon” y “0 Waste”. En España, muchos de estos conceptos no se suelen utilizar y el hecho de que nuestros clientes vengan en buena medida del mundo anglosajón, donde el sector es por lo general más maduro, nos ayuda a innovar en el mercado español y a estar preparados para competir en el global.  

Es importante que todos seamos conscientes de la necesidad de proteger nuestro planeta, pero debes ser conscientes de que no podemos renunciar a los avances tecnológicos y los beneficios sociales que nos reportan: debemos buscar un equilibrio, representado perfectamente por los centros de datos y los esfuerzos que el sector realiza para lograr un modelo sostenible. 

¿Cómo te mantienes actualizado sobre el conocimiento y las tendencias generales en tu sector?  

Afortunadamente, nuestros proyectos siempre requieren aplicar las nuevas tecnologías, en todos los sentidos. En parte, en el ADN de Quark está el innovar y poder ofrecer servicios diferenciadores; por otra parte, son nuestros clientes quienes nos acompañan en implementar las tecnologías que se aplican a sus edificios. Cada cliente tiene sus propios estándares y esto nos obliga a adaptarnos a diferentes maneras de entender los edificios.  

Innovamos constantemente: cuando parece que ya hemos dominado una tecnología específica, el sector cambia y demanda otras nuevas. Y lo mismo pasa con los programas y el software que utilizamos para el día a día: cambian o cada vez somos capaces de sacarles más jugo. Además, en los últimos años, hemos pasado de realizar proyectos en España a atender las necesidades de más clientes internacionales.   

La tendencia, por tanto, siempre ha sido el constante cambio y lo será, porque este sector implementa, en cuanto está madura, cualquier nueva tecnología. La búsqueda de la eficiencia y dar servicio a la sociedad es la que lleva a un cambio constante.  

En tu opinión, ¿qué distingue a Sener de empresas de la competencia?  

La adquisición de Quark por parte de Sener es reciente, por lo que aún no he tenido la oportunidad de conocer a muchas de sus personas, pero nuestra corta interacción me ha demostrado que los grandes profesionales y la dedicación que han demostrado debe ser gran parte de su éxito.  

Quark en ese sentido participa del mismo espíritu y principios. 

Desde sus inicios, Quark ha mantenido la ventaja de los equipos pequeños: cohesión, flexibilidad, sentido de pertenencia... Ventajas que, estoy segura que mantendremos en nuestra integración en Sener. Doy por sentado que todas las ingenierías cuentan con grandes profesionales, pero creo que las personas que integramos Quark es lo que nos distingue de otras empresas de ingeniería de data centers, así como nuestro compromiso con los proyectos y el cliente. Es nuestra pasión y entrega, ayudando a nuestros clientes en lo que necesitan, lo que les hace repetir.  

¿En qué nuevos retos te ves trabajando a medio plazo?  

En Quark el reto que empezamos a afrontar y que a medio plazo nos hará cambiar es la internacionalización y crecimiento de la empresa. Será un gran reto mantener el espíritu Quark al crecer. Tener nuevas oficinas en varios países y mantener la unidad va a ser un desafío. Tanto desde el punto de vista humano como de criterios de estandarización de nuestros proyectos: somos conscientes de que todos los proyectos de Quark deben mantener los mismos estándares de calidad. Pero creo que tenemos la suerte de ahora pertenecer a Sener, que todos estos pasos ya los ha dado antes y podemos sentir que su apoyo es fundamental con su experiencia.  

Tenemos la suerte de tener unos jefes maravillosos, que son inspiradores y la ayuda imprescindible de los que empezamos juntos. Así que, junto con mis compañeros directores Francesc Galobardes, Siddharta Aldavero y Javier Martínez, todos juntos y día a día vamos dando pequeños pasos para trabajar en el futuro de Quark junto con Sener.  

This site uses third-party cookies to improve your browsing experience.